Social Icons

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Temas destacados


sábado, 24 de enero de 2015

"Los ignorantes"

Por Walter Barboza 


En los siglos XIV y XV, el saber se definía y constituía en un espacio cuya forma arquitectónica era circular y su relación forzada. Quizás la Abadía de la novela “El Nombre de la Rosa”, del italiano Umberto Eco, sea un ejemplo claro de ello. El saber era el secreto y su “autenticidad” era a su vez protegida y garantizada por el hecho de que ese saber no circulaba, no traspasaba los muros de la biblioteca de esa abadía, o bien lo hacía entre una determinada y definida cantidad de individuos (monjes, sacerdotes y clérigos). Quizás porque en cuanto ese saber se divulgaba, dejaba de ser saber y por consiguiente dejaba de ser “verdadero”.

miércoles, 14 de enero de 2015

Los Qom y la planificación de la miseria

Por Walter Barboza 


En 1996 Hans Peter Martin y Herald Schumann, dos intérpretes del fenómeno de la globalización económica, afirmaban que los hombres más poderosos de los negocios y la política, reunidos en el Hotel Fairmont de San Francisco (EE.UU), habían reducido el futuro del mundo a dos conceptos: el “20 a 80” y el “tittytainment”.
El primero sugería que el 20 % de la población económicamente activa sostendría en el tiempo la marcha de la economía mundial, mientras que para el 80% restante sólo bastaría con garantizar alimento suficiente y entretenimiento ensordecedor.

lunes, 5 de enero de 2015

Los no-lugares

Por Walter Barboza 

El antropólogo Marc Auge nos explica que “si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico, definirá un no lugar”.

En una suerte de reflexión, que se diferencia de las definiciones de los filósofos que han conformado ese espacio común que definían como la “posmodernidad”, Auge plantea como hipótesis de trabajo que la “sobremodernidad” es productora de “no lugares”, es decir, de espacios que no son en sí lugares antropológicos y que, contrariamente a la modernidad, no integran los lugares antiguos o los “lugares de la memoria”.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Borges, el peronismo y la dictadura

Por Walter Barboza

Borges fue gorila, nadie lo duda. Fue un antiperonista contumaz. Y fue uno de los grandes escritores argentinos que almorzó con el dictador Jorge Rafael Videla en mayo de 1976. Pero fue un erudito que quizás se haya arrepentido a tiempo, al revisar algunas de sus posiciones políticas a comienzos de la década del 80.

Su derrotero se inicia, tal vez, con el cuento “La fiesta del Monstruo”, publicado en 1947 bajo el seudónimo de H. Bustos Domecq y escrito en complicidad con Adolfo Bioy Casares.

jueves, 30 de octubre de 2014

Bustos Domecq, Daniel Sabsay y el título de Cristina

En la década del ´60 Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, escribieron en forma conjunta uno de los libros más conocidos de ese ambicioso proyecto que empezaron a encarar en 1942 con Seis problemas para don Isidro Parodi, ycuyo título fue designado con el nombre de “Crónicas de Bustos Domecq”.

En uno de los cuentos de esa saga, “Esse est percipi”, algo así como la idea berkeliana de “Ser es ser percibido”, Borges y Casares construyeron un diálogo entre Bustos Domecq y un imaginario dirigente de fútbol llamado Tulio Savastano, presidente del Club Abasto Juniors.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Fahy, el escritor y los irlandeses



Por Walter Barboza

A unos cuatro kilómetros del centro de la localidad bonaerense de Moreno, el edificio yace casi dormido. Está sobre la calle Francisco Piovano, un camino de asfalto deteriorado que a principios de la década del 30, seguramente, era apenas un camino de tierra. Es como una mansión antigua de estilo anglosajón, que se recuesta sobre una calle que corre paralela a la Ruta Nacional Nº 7 (ahora Ruta Provincia Nº 5) y que se encuentra dividida por las vías del ferrocarril General Sarmiento en dirección a las comunas de General Rodríguez, Luján y Mercedes. 

miércoles, 23 de julio de 2014

De Los Santos Inocentes a los hermanos Cornejo

Por Walter Barboza

El “Señorito Iván” humilla a Paco a más no poder. Lo hace a solas, delante de su familia o delante de sus amigos. Paco vive con su familia, su esposa (Regula), su cuñado Azarías y sus dos hijos, uno de ellos una niña chica incapacitada mental, en una pocilga ubicada en el cortijo (estancia española) de Don Pedro. Se trata de la finca de una familia de terratenientes, vencedores en la Guerra Civil Española, que considera cada acto de humillación como un gesto de reconocimiento y solidaridad con los miembros de esa familia analfabeta que trabaja de caseros.
 
Blogger Templates