Social Icons

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Temas destacados


jueves, 30 de octubre de 2014

Bustos Domecq, Daniel Sabsay y el título de Cristina

En la década del ´60 Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares, escribieron en forma conjunta uno de los libros más conocidos de ese ambicioso proyecto que empezaron a encarar en 1942 con Seis problemas para don Isidro Parodi, ycuyo título fue designado con el nombre de “Crónicas de Bustos Domecq”.

En uno de los cuentos de esa saga, “Esse est percipi”, algo así como la idea berkeliana de “Ser es ser percibido”, Borges y Casares construyeron un diálogo entre Bustos Domecq y un imaginario dirigente de fútbol llamado Tulio Savastano, presidente del Club Abasto Juniors.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Fahy, el escritor y los irlandeses



Por Walter Barboza

A unos cuatro kilómetros del centro de la localidad bonaerense de Moreno, el edificio yace casi dormido. Está sobre la calle Francisco Piovano, un camino de asfalto deteriorado que a principios de la década del 30, seguramente, era apenas un camino de tierra. Es como una mansión antigua de estilo anglosajón, que se recuesta sobre una calle que corre paralela a la Ruta Nacional Nº 7 (ahora Ruta Provincia Nº 5) y que se encuentra dividida por las vías del ferrocarril General Sarmiento en dirección a las comunas de General Rodríguez, Luján y Mercedes. 

miércoles, 23 de julio de 2014

De Los Santos Inocentes a los hermanos Cornejo

Por Walter Barboza

El “Señorito Iván” humilla a Paco a más no poder. Lo hace a solas, delante de su familia o delante de sus amigos. Paco vive con su familia, su esposa (Regula), su cuñado Azarías y sus dos hijos, uno de ellos una niña chica incapacitada mental, en una pocilga ubicada en el cortijo (estancia española) de Don Pedro. Se trata de la finca de una familia de terratenientes, vencedores en la Guerra Civil Española, que considera cada acto de humillación como un gesto de reconocimiento y solidaridad con los miembros de esa familia analfabeta que trabaja de caseros.

lunes, 21 de julio de 2014

Inflación y neutralidad

“Los procesos inflacionarios no son neutrales”, sentencia Mario Rapoport, Director del Instituto de Estudios Históricos, Económicos, Sociales e Internacionales (IDEHESI) del Conicet-UBA, antes de adentrarse en una explicación más acabada sobre los problemas de la inflación en el país. La afirmación está incluida en su trabajo “Una revisión Histórica de la inflación argentina y su causas” y en su introducción Rapoport  recuerda a un periodista económico, Enrique Silberstein, que solía decir que “el ataque a la inflación va dirigido generalmente a los costos, o sea al aumento de sueldos y salarios. Jamás se ha combatido la inflación diciendo que se debe al crecimiento de las ganancias (…) nadie se ha preguntado si las ganancias tenían sentido y si eran económicas”.

viernes, 20 de junio de 2014

De la organización científica del trabajo a los fondos buitres

¿Es acaso el fin de la organización científica del trabajo? ¿El ocaso de aquel esquema de producción seriada pensada por Frederick Taylor, para incrementar la producción en la modernidad y así maximizar las ganancias de la estructura productiva de las sociedades capitalistas? ¿La finalización de una mentalidad rentística basada en la producción y el trabajo? ¿Si eso es así, asistimos a la muerte de conceptos como capitalismo, trabajo, producción, industria, fábrica, nacidos al calor de la revolución industrial y política desplegada entre los años 1789 y 1848?

Rodolfo Walsh, SEGBA y la prensa incorregible

Impresiona. Es apenas un artículo muy sencillo, que hoy podría ser una nota destacada en la sección “interés general” de un diario capitalino. La misma versa sobre las características de la usina que la antigua SEGBA (Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires), tenía en la década del sesenta para abastecer a la Capital Federal y a una gran parte del conurbano bonaerense de ese entonces. Su título reza: “La luz nuestra de cada noche” y fue escrita por Rodolfo Walsh para le revista “Siete Días”.

Fútbol y política: el Dr. Sócrates, el jugador que murió dos veces

El Dr. Sócrates hace en la cancha lo que quiere. Ensaya tacos, pases en profundidad, sombreros, es una galera de magia incesante, de color, de fiesta y de alegría. Es 1982 y este jugador brasileño, en su aspecto físico el menos jugador de todos, se revela como un líder dentro y fuera de la cancha de juego. Porque el Dr. Sócrates, que nada tiene que ver con el filósofo griego, aunque de él haya aprendido su amor al saber y su ejercicio de reflexión crítica, milita por la recuperación democrática en una país hastiado de las dictaduras militares.
Es el mundial de fútbol de España y lo acompaña un puñado de hombres que no le va en saga: Paulo Roberto FalcaoZicoRivelinhoJunior y Toninho Cerezo, los que danzan en la cancha endiabladamente al ritmo carioca y bajo la dirección técnica de Tele Santana.
 
Blogger Templates